Acerca del VIH-SIDA


 

En el pasado, el VIH/SIDA era considerada una enfermedad mortal. La investigación médica ha ayudado a los médicos a comprender el VIH y mejorar los tratamientos disponibles. El VIH/SIDA ahora puede ser tratado con medicina, sin embargo las enfermedades infecciosas crónicas siguen siendo un problema grave. Continúa leyendo para que aprendas más acerca de: 

 PRIMERA PARTE:

 
Que es el vih y el sida?.

 
La forma en la que se contagia el VIH. 

Cómo se diagnostica.

 
Cuales son los sintomas.


Cómo se trata. 

Pero sobre todo lo mas importante, ¡Cómo puedes protegerte para no infectarte de VIH!

¿Qué son el VIH y el SIDA?
 

Las siglas VIH significan Virus de Inmunodeficiencia Humana. VIH es el virus que cuando no se trata, se convierte en SIDA o Síndrome de Inmuno Deficiencia Adquirida. El virus ataca al sistema inmunológico del cuerpo, especialmente a las células blancas llamadas células CD-4 (también llamadas “células T”). Tú sistema inmunológico es aquel que lucha contra las infecciones para mantener a tu cuerpo saludable, las células T juegan un papel muy importante manteniendo a la persona protegida contra las infecciones. Si tu sistema inmunológico está débil, no puede proteger a tu cuerpo y es fácil de enfermarse.

¿Quién se contagia de HIV/SIDA?
 

Como dice el dicho: “el VIH no discrimina.” Cualquiera que practica el sexo sin protección apropiada corre el riesgo de contagiarse de VIH (teniendo relaciones sexuales sin el uso del condón) y/o compartiendo jeringas y agujas con una persona infectada está en riesgo de contagiarse del virus del VIH. También los bebés nacen con el virus si la madre está infectada. En el pasado, las personas también se infectaban a través de transfusiones sanguíneas sin estudios de control, sin embargo, hoy en día la sangre donada es analizada en busca del virus del VIH.

¿Todo aquél que tiene VIH contrae el SIDA?
 

No todas las personas con VIH contraen el SIDA. A pesar de ello, si el nivel de Células T en el torrente sanguíneo desciende (carga viral), el sistema inmunológico puede tornarse demasiado débil para luchar contra las infecciones y se considera que tiene SIDA. Entonces es posible enfermar de ciertos padecimientos que usualmente no afectan a otras personas. Una de estas enfermedades es el Sarcoma de Kaposi (SK), un tipo de cáncer de piel poco común. Otro es un tipo de neumonía llamado Neumonía Pneumocystis Carinii (PCP). Estas enfermedades puede tratarse en una persona cuyas Células T y carga viral regresan a sus niveles saludables con los tipos de medicamentos apropiados.

¿Cómo se propaga el VIH?
 

El VIH se propaga de la siguiente manera: de una persona infectada a otra por medios vaginal, oral y por sexo anal. Las madres infectadas pueden contagiar a sus bebés el virus del VIH, durante el nacimiento o al amamantarlos. El HIV también se propaga al compartir agujas y jeringas con una persona infectada.

El virus del VIH se localiza y puede transmitirse a través de cuatro tipos de fluidos corporales: semen, fluidos vaginales, sangre y leche materna. Las maneras más comunes en que estos fluidos infectados contagian el torrente sanguíneo de otra persona es por:

  • Compartir agujas
  • Manteniendo relaciones sexuales sin protección (sin condón)
  • A través de heridas abiertas e irritaciones derivadas de otras enfermedades de transmisión sexual
  • A través de la “uretra”- el tubo en el pene que transporta los fluidos fuera del cuerpo
  • Por pequeños desgarres en el interior de la vagina o el ano provocados por relaciones sexuales

El VIH no se contagia al tocar, abrazar o saludar de mano a una persona infectada. No se propaga al toser, estornudar, compartir vasos ni platos, tocar sanitarios ni manijas de puertas. Ni las mascotas ni los piquetes de insectos como los mosquitos propagan el virus. El donar sangre no contagia tampoco el VIH. Esto se debe a que cada donador utiliza una aguja nueva, por ello, nunca tendrás contacto con la sangre de otra persona.

¿Cuáles son los síntomas del VIH/SIDA?
 

Algunas personas muestran síntomas de alguna enfermedad en las siguientes 6 semanas posteriores a la infección con el VIH. Estos síntomas son:

  • Fiebre
  • Dolor de cabeza
  • Glándulas inflamadas
  • Cansancio
  • Dolor de músculos y articulaciones
  • Dolor de garganta

Debido a que estos síntomas son muy similares a los de la gripe, el VIH puede pasar sin notar. Por ello, es importante mencionarle a tu profesional de la salud si es que haber mantenido relaciones sexuales sin protección y/o haber compartido agujas. ¡Ello sería un excelente motivo para realizarse un estudio en busca del VIH!

Cuándo el VIH se convierte en SIDA, una persona puede tener cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Fiebre que persiste durante más de un mes
  • Pérdida de peso
  • Cansancio extremo
  • Diarrea que persiste durante más de un mes
  • Glándulas linfáticas inflamadas
  • Confusión
  • Pérdida de equilibrio
¿Qué debo hacer si creo tener VIH o SIDA?
 

Si crees estar infectado de VIH o has estado expuesto a alguien que crees o sabes que es VIH positivo o si experimentas alguno de los síntomas anteriores, realízate la prueba y concerta una cita con tu proveedor de la salud de inmediato. Mientras más pronto se te realicen los análisis, más pronto podrás comenzar con tratamiento para controlar el virus (en caso de ser positivo). Al recibir tratamiento temprano puede desacelerar el progreso de la infección del VIH y puede evitar que te dé SIDA. El saber si eres VIH positivo o no te ayudará a tomar decisiones para poder protegerte a ti mismo y a los demás.

¿Qué significa un resultado “negativo falso”?
 

Si se realiza el estudio demasiado pronto después de haber sido expuesto al virus del VIH, puede que obtengas un “negativo falso.” Esto se debe a que puede tomar 12 o más semanas desde el momento de la exposición al VIH para que la prueba dé positivo. Normalmente se recomienda que te sujetes a la prueba de nuevo a los 3 meses para asegurarte de que en verdad eres negativo. Es importante saber que un resultado de “reactivo” o “positivo” no es un diagnóstico. Sólo un doctor puede diagnosticar el VIH.

¿Qué pasa con las parejas sexuales?
 

Si tienes VIH, necesitarás decirlo a cualquiera con quien hayas mantenido relaciones sexuales o con quien hayas compartido agujas para que ellos también se realicen la prueba Y que reciban tratamiento lo antes posible. Si sientes que no se los puedes decir, platica con tu proveedor de la salud. Ellos podrán hacerles saber de manera confidencial, que pueden haber estado expuestos.

¿Cómo se trata el VIH/SIDA?
 

Hasta ahora no existe cura contra la infección del VIH o SIDA. Es una enfermedad crónica y el virus permanece de por vida en tu cuerpo. El virus ha sido tratado con una combinación de tres medicamentos diferentes los cuáles trabajan en conjunto para mantener el virus estable y que el sistema inmunológico permanezca en buen estado. La gente con HIV debe tomar medicinas en horarios específicos y nunca dejar de tomar las dosis. Es de extrema importancia seguir el plan de tratamiento especificado por el médico al pié de la letra. Tu proveedor de la salud también puede recomendar que mantengas una dieta saludable, hagas ejercicio y mantengas el nivel de tensión al mínimo en tu vida.

¿Cómo puedo protegerme contra el VIH?
  • La mejor manera de evitar el contagio del VIH es el no sostener relaciones sexuales ni compartir agujas. Si decides tener relaciones sexuales, siempre deberás practicar el sexo seguro.
  • Limita el número de compañeros(as) sexuales. Si tú y tu pareja son sexualmente activos, pueden estar seguros realizándose los estudios y tomar tratamiento para otras enfermedades de transmisión sexual (de ser necesario).
  • Asegúrate de siempre utilizar el condón de manera correcta cada vez que sostengas relaciones sexuales vaginales, anales u orales. El uso de condones y barreras de látex durante la relación sexual disminuye el riesgo de contagio de VIH.
  • Usa agujas estériles si planeas hacerte un tatuaje o alguna perforación (piercing) o si usas drogas intravenosas. Esto en verdad disminuye el riesgo de contagio de VIH. No te realices perforaciones en la piel a menos que estés seguro de que hayan sido bien esterilizados.
  • No compartas objetos personales como rastrillos ni cepillos de dientes. Estos objetos pueden tener rastros de sangre que pueden contener el virus (si la sangre es de alguien que sea VIH+).
  • ¡Realízate la prueba! Puedes asegurarte de que tú y tu pareja se realicen la prueba del VIH antes de tener relaciones sexuales.
SEGUNDA PARTE:
LA PRUEBA DEL VIH-SIDA:
 
¿Me debo hacer la prueba?
 

Cualquiera que sea sexualmente activo debe realizarse la prueba de VIH de la misma forma que se realiza cualquier otro examen rutinaria. El realizarse la prueba y saber tu estado de salud es la única manera de asegurarse de ser VIH negativo.

El número de nuevas infecciones en jóvenes hace que cualquiera que sea activo sexualmente debe realizarse la prueba. Posiblemente la parte más difícil es tomar la decisión de realizarse la prueba. Por ello debes estar orgulloso de dar este paso tan importante y realizarte la prueba.

¿Cómo es la prueba?
 

Existen muchos lugares donde se puede realizar las pruebas de VIH pero la mayoría de ellos siguen un procedimiento similar al realizar la prueba en sus pacientes. Primero, la mayoría de estos lugares comienzan ofreciendo “asesoría antes de la prueba.” En esta etapa recibirás información importante acerca del VIH, factores de riesgo para el VIH y los diferentes tipos de pruebas. También te proporciona un espacio de tiempo para permitirte resolver cualquier duda o preocupación acerca de la prueba. El asesor te dará la opción de realizarte la prueba.

La segunda parte es realizarte “la prueba.” Existen tres pruebas principales:

  Prueba de sangre estándar - (Las pruebas EIA o de ELISA) Este tipo de prueba sanguínea tiene un tiempo de espera para obtener los resultados de alrededor de 2 semanas. Se obtiene sangre una sola vez de tu brazo.
  Western Blot - Si la prueba de sangre estándar muestra anticuerpos positivos al VIH, se realiza la prueba Western blot. Si la prueba resulta positiva, la persona tiene VIH.
  Pruebas rápidas (pruebas de pinchar el dedo y orales) – Ambas pruebas tardan alrededor de 20 minutos para obtener los resultados.
  1. La prueba de sangre es un pinchazo en el dedo; se obtiene una pequeña muestra de sangre de la punta del dedo y se mezcla en una solución.
  2. Prueba oral - se obtiene una pequeña muestra de saliva desde la boca de una persona utilizando un hisopo o cotonete que parece un cepillo dental.

 

En caso de que cualquiera de los exámenes rápidos dé positivo, se realiza la prueba Western Blot para confirmar que la persona sea VIH positiva.


Es importante saber que existen tres tipos de resultados que pueden provenir de una prueba rápida: no reactiva, inválida y reactiva.

  • Un resultado no reactivo significa que no se encontraron anticuerpos de VIH.
  • Un resultado inválido significa que la prueba no funcionó adecuadamente y deberá ser repetida.
  • Un resultado reactivo se considera un positivo preliminar, lo que significa que se debe realizar una segunda prueba para confirmar la primera.

Existe otra prueba disponible para uso en casa:

  • El Home Kit Access® - Esta prueba ha sido aprobado por el Departamento de Control de Alimentos y Medicamentos de los E.E.U.U.A.  Lo puedes comprar en la mayoría de las farmacias sin receta. Esta prueba también es de punción del dedo. Se pincha el dedo y se coloca una gota de sangre en una tarjeta que viene con el kit.  Envías la tarjeta a un laboratorio y después puede obtener los resultados por teléfono dentro de 1-3 días.

Sin importar el tipo de prueba que se escoja ES DE SUMA IMPORTANCIA SIEMPRE RECOGER TUS RESULTADOS.

La tercera y última parte del procedimiento de prueba es la sesión “post-prueba.” Por supuesto que lo primero que ocurre es saber los resultados, pero también es importante hablar acerca de lo que estos resultados significan para tu futuro. Después de la prueba, se pueden solicitar citas de seguimiento o se puede visitar a un especialista.

¿Confidencial ó Anónimo?
 

Algunos lugares ofrecen la opciones confidencial o anónimo. Una “prueba confidencial” usa tu nombre y alguna otra información de referencia. Toda la información es sellada. Solo el médico que ordenó la prueba y tu aseguradora pueden obtener los resultados (en caso de que ellos paguen por la prueba).

La prueba anónima no utiliza tu nombre. Usa nombres códigos o números para identificar tu prueba y resultados.

Cada laboratorio de pruebas y cada estado cuenta con sus propias reglas. Investiga si la prueba es gratuita y quién tendrá acceso a los resultados antes de realizarte la prueba.

¿Dónde Puedo Hacerme la Prueba?


 En los hospitales, ambulatorios, o cualquier centro asistencial.

 

TERCERA PARTE: EL CONDON.

   

 También llamado condón o preservativo , es un elemento que se utiliza como método anticonceptivo y de prevención de varias enfermedades de transmisión sexual.

En el caso del condón de varón consiste en una funda que se ajusta a ligera tensión sobre el pene erecto y para su fabricación se usan diversos materiales, siendo el más común de hule látex natural, aunque antes se fabricaron de tejidos animales, y también se hace de poliuretano para casos de alergia al látex.

El condón femenino es una bolsa que forra la vagina y cubre los genitales externos; siendo inicialmente (1993) de poliuretano, lo hay de nitrilo y recientemente se fabrica en látex. Además de cubrir los labios genitales y el clítoris, evita que los testículos estén expuestos a contagio o contagiar virus del papiloma humano-VPH-, como los otros agentes infecciosos -VIH, etc-; también protege de contagio si se usa la vía anal. Son productos sanitarios por lo que estan sujetos a los requisitos reglamentarios sanitarios de cada país, en Europa precisan el marcado CE para su comercialización.

 

Terminología

 

Generalmente los términos "preservativo", "condón" y "profiláctico" se usan de manera formal. Algunos académicos prefieren el término "condón", ya que sostienen que este dispositivo tiene una efectividad 97 %, en su función de "preservativo" (preservar de la concepción) o "profiláctico" (profilaxis de ETS o enfermedades de transmisión sexual).

En cada país existe una forma común para referirse al preservativo; así en España se le llama "preservativo" o "condón", en Argentina y Uruguay"forro" y "preservativo", en Chile"condón", "casco" o "gorrito", en México "condón", "gorrito" o "máscara", en Perú"condón", "poncho" o "jebe", esto último por utilizar la palabra "jebe" como sinónimo de "látex"; en otros países "globo" y "paracaídas". En Estados Unidos se le dice rubbers ('gomas', en plural) y en Reino Unido johnny ('juanito') o love glove ('guante del amor'). En Brasil se lo llama "camisinha", ("camisiña") pronunciado en español

.

Función del preservativo

  

  

Un condón de 69 metros de altura fue puesto al obelisco porteño de Buenos Aires en el 2005 para conmemorar el día internacional de lucha contra el SIDA.

La función original del preservativo fue la contracepción, ya que retiene en su interior el semen, impidiendo de esta manera su contacto con los óvulos y el subsecuente embarazo.

Diversos estudios científicos comprobaron más tarde que también es útil en la prevención de la mayoría de las enfermedades de transmisión sexual (ETS). Su efectividad exacta en la prevención de ETS es discutida, pues el preservativo masculino más común, el de hule látex natural, no protege al escroto ni evita las infecciones producidas por epizoonosis (piojo púbico, escabiosis), las verrugas genitales o las lesiones por virus del papiloma humano -VPH-. Por esto, su efectividad para prevenir una ETS ronda en el 95%, mientras que su efectividad como método de control natal es más alta, hasta 97%, cuando se usa de forma apropiada.

Los preservativos masculinos más comunes están enrollados sobre sí mismos y diseñados para aplicarse desde la punta del glande y desenrollarse a lo largo del cuerpo hasta la raíz del pene erecto.

 

Historia del preservativo

 

El preservativo ha sido usado desde tiempos antiguos para prevenir "enfermedades venéreas" (como se les conocía antes, en honor a Venus, diosa del Amor), al igual que como método anticonceptivo.

   Litografía de Nicolas François Octave Tassaert (1800-1874): Die vorsichtige Geliebte/ El amante cauteloso.

En cuanto el ser humano descubrió la relación entre el sexo y la concepción de los hijos, así como entre el sexo y la aparición de ciertas enfermedades, comenzó a utilizar secciones más o menos largas de tripas de animales con una de las puntas atada. Estos dispositivos aún hoy pueden conseguirse (construidos de manera un poco más sofisticada), debido a su capacidad de transmitir el calor corporal y por su sensación táctil, pero no son muy efectivos en la evitación de la concepción. En Egipto, al menos desde 1000 a. C. se utilizaban fundas de tela sobre el pene. La leyenda del rey Minos (1200 a. C.) hace referencia al empleo de vejigas natatorias de pescado o vejigas de cabra para retener el semen.

En el 2000, el museo Británico de Londres expuso por primera vez los preservativos más antiguos del mundo que se conservan, de alrededor de 450 años, que fueron encontrados en excavaciones hechas en los ochenta en el Castillo de Dudley, en el centro de Inglaterra. Los ejemplares expuestos corresponden a los siglos XVI, XVII y XVIII. Llama la atención que estos ejemplares son tan finos como los que se fabrican actualmente de manera industrial con látex. Estos preservativos, fabricados con intestinos de animales, están cosidos cuidadosamente en una extremidad, mientras que la otra punta tiene una cinta que permite mantenerlos apretados una vez colocados. Pero miden 34 mm de ancho (mientras que los actuales miden 52 mm, 18 mm más anchos que los antiguos ingleses).

  

  Preservativo de ciego de animal (circa 1900) de la farmacia londinense Bell & Croyden (1798), Museo de Ciencias de Londres.

Según los expertos, esos preservativos estaban destinados a hombres que frecuentaban casas de prostitución. No se empleaban como anticonceptivos sino para evitar enfermedades venéreas, especialmente la sífilis. Se cree que antes de ser usados se sumergían en leche tibia para que se ablandaran.

Estos preservativos de tripa se fabricaban a mano, posiblemente eran muy caros y la idea era utilizarlos varias veces. No se sabe cómo es que se conservaron hasta la actualidad.

Se registran también esfuerzos por inventar preservativos de tela finamente entretejida, pero obviamente no fueron efectivos y se descontinuaron. El médico italiano Gabrielle Falopio (1523 - 1562) propuso en su libro "De morbo gallico" el uso de fundas de tela, que recubrían únicamente el glande y se anudaban con un lazo, para evitar la sífilis.

Cuando a finales del siglo XIX los ingleses comenzaron a producir preservativos de látex indio se dio un gran paso en su efectividad y fácil disponibilidad, vendiéndose en farmacias. Sin embargo, hasta mediados del siglo veinte, bastante después del fin de la Segunda Guerra Mundial (1945) en muchos países su venta estaba prohibida.

Es en el siglo XIX cuando aparece por primera vez la palabra "condón", en un libro dedicado a la sífilis, escrito por el Dr. Turner.

En Argentina, en 1947 comenzaron a instalarse dispensadores de preservativos en los espacios públicos. Tras la caída del gobierno democrático (1955) desaparecieron las fábricas de preservativos, los dispensadores y hasta los baños públicos, que fueron considerados una afrenta a la moral pública debido a que frecuentemente eran usados por homosexuales como sitio para buscar pareja.

En Estados Unidos se permitía su venta "sólo para la prevención de enfermedades". Frecuentemente su disponibilidad en una farmacia era comunicada a un potencial cliente de una manera indirecta, tal como pequeños anuncios publicitarios que hablaban de "esponjas de goma" (rubber sponge). De ahí que aún hoy en EE.UU. a los preservativos se les dice rubbers ('gomas').

En muchos países existen organismos que distribuyen de forma gratuita preservativos tanto para control de la natalidad como para prevención de ETS. Estas iniciativas encuentran oposición por parte de grupos religiosos y moralistas que se oponen a la distribución o uso de preservativos.

 

Tipos de preservativos

 

Originalmente el preservativo era para uso masculino, pero en la actualidad existen tanto para hombres como para mujeres.

 

 

 

Preservativo masculino

El preservativo masculino es una funda que se coloca sobre el pene y generalmente posee un espacio en el extremo cerrado llamado depósito, diseñado para contener el semen. Mide de 16 a 22 cm de longitud y de 3,5 a 6,4 cm de diámetro. La medida estándar de un preservativo es de 180 mm de largo, 52 mm de ancho nominal y entre 0,06 y 0,07 mm de grosor.

El ancho nominal es el que se mide con el preservativo aplanado, por lo que 52 mm de ancho nominal implican 104 mm de circunferencia, o 33 mm de diámetro cuando éste adopta forma cilíndrica sin ser estirado.

 

El preservativo femenino consiste en una bolsa que recubre el interior de la vagina. Mide de 160 a 180 mm de largo y de 76 a 82 mm de ancho, dependiendo del punto donde se tome la medida, ya que sus paredes no son paralelas. Su grosor varía entre 0,041 mm y 0,061 mm. La abertura del preservativo tiene un anillo con un radio de 65 mm. En el interior se encuentra otro anillo fabricado también en poliuretano, no integrado estructuralmente a la bolsa que conforma al preservativo, y que sirve tanto como ayuda para insertarlo en la vagina, como para mantenerlo en su sitio, ya sea justo previo al coito o desde antes si se camina con el preservativo puesto.

El preservativo femenino más ampliamente utilizado está bajo la patente de un fabricante, que lo presenta también en nitrilo. Y más recientemente otro fabricante lo hace de hule látex natural.

Hay preservativos masculinos de color natural y en toda la gama del arcoiris, transparentes u opacos, e incluso fosforescentes. Algunos tienen estampados en su superficie. Pueden ser lisos o con texturas (anillos, tachones) para aumentar la sensación táctil; con aromas diversos (vainilla, fresa, chocolate, banana, etcétera); con formas anatómicas especiales para aumentar la comodidad y/o la sensibilidad; más largos y anchos o ajustados; más gruesos (extra fuertes) o más delgados (sensitivos); con lubricante saborizado; sin lubricar, lubricados ligeramente, extra lubricados, entre otros.

Hay preservativos holgados o ajustados; lisos o con textura para aumentar la sensación táctil; con sabores, para realizar sexo oral; de mayor grosor para aumentar su resistencia o más delgados para aumentar la sensibilidad; con más o menos cantidad de lubricante y con espermicida.

Hasta 2005 eran comunes los preservativos que ofrecían un espermicida, el nonoxinol-9, sin embargo, diversos estudios muestran que la mucosa vaginal y el recubrimiento del ano son susceptibles a irritarse ante esta sustancia, por lo que cada vez es más raro encontrarlos.

En varios países se producen preservativos de poliuretano y otras resinas sintéticas, para personas que son alérgicas al hule látex natural.

 

Uso apropiado del preservativo masculino

 

El preservativo debe ser puesto sobre el pene erecto inmediatamente después de alcanzar la erección, y antes de cualquier contacto con la vagina o el ano de la pareja.
Si la vagina de la pareja no produce una buena cantidad de lubricación natural, se debe usar lubricante para reducir la abrasión del preservativo.
El uso de lubricante es prácticamente necesario en el sexo anal, ya que la mucosa anal no genera su propio lubricante.
Se debe usar un lubricante apropiado dependiendo del material del preservativo. Con los condones de látex hay que usar un lubricante con base de agua y glicerina o de silicona médica, ya que el hule es soluble en petrolatos y otras sustancias presentes en la vaselina, los aceites para bebés y aceites para masaje. Los preservativos fabricados en poliuretano sí pueden usarse con cualquier tipo de lubricante, sin que se deterioren.
Para realizar sexo anal, se pueden conseguir preservativos especialmente diseñados para ello (más gruesos, por lo tanto más difícil de rasgarse).
No se recomienda el uso de preservativos de poliuretano para coito anal, porque no se ha comprobado la efectividad del poliuretano para brindar protección en estas situaciones, y hay, en cambio, evidencia de inflamación y desgarramiento del recto cuando éstos se emplean con este modo.
También es peligroso el uso de espermicida en prácticas anales, ya que existen estudios que demuestran que afecta a las defensas del epitelio rectal, debilitándolas, y por tanto, haciendo vulnerable al usuario a una infección transmitida sexualmente.
No se deben guardar los preservativos directamente en el bolsillo del pantalón, ya que la fricción y el calor corporal durante periodos prolongados tiende a debilitar el látex. Lo mismo sucede si los preservativos se guardan en la guantera del automóvil.
El pene se debe retirar inmediatamente después de la eyaculación, cuando todavía está erecto, ya que no hacerlo implica un riesgo innecesario.
Al retirar el pene de la vagina o el ano, se debe tomar con los dedos la base del preservativo para evitar que se resbale y quede dentro, con riesgo de contagio o concepción.
Deben lavarse las manos y el pene antes de continuar el contacto sexual con la pareja.
Para quien nunca antes ha usado un preservativo, es recomendable provocarse una erección y colocárselo a solas. Las mujeres también pueden practicar utilizando una verdura elongada (como, por ejemplo un pepino o una zanahoria).
Los preservativos son desechables, no se deben volver a usar.

 

Pruebas de calidad

 

En la actualidad se utilizan diversos métodos para controlar la calidad de los preservativos. Se ha popularizado la utilización de la prueba electrónica, que es general, ya que cada preservativo es sometido a este control. La prueba electrónica aprovecha las propiedades aislantes del hule y de algunas resinas sintéticas, para detectar rasgaduras o perforaciones en la superficie del preservativo. Cada unidad es montada sobre un molde metálico, el cual es sumergido en una tina que contiene una solución conductora de electricidad. Si hubiera una rasgadura o perforación, el molde de metal sobre el que está montado el preservativo recibirá una descarga. En tal caso, ese preservativo es descartado de forma automática.

Otros controles de calidad son estadísticos, como por ejemplo:

Volumen de estallido

Se mide la capacidad de aire que soporta el preservativo antes de estallar.

Presión de estallido

Se mide la resistencia a la presión sobre la superficie del preservativo.

Inspección visual de defectos

Se buscan burbujas, malformaciones o pliegues.

Suspensión con agua

Se buscan orificios no visibles, rellenando una muestra de preservativos con agua para comprobar si se filtra.

Solidez del color

Empacado y etiquetado de acuerdo a las normas del país o región de que se trate

Hermeticidad del empaque primario.

Algunas de estas pruebas se repiten, después de haber sometido a los preservativos al horno de envejecimiento, un dispositivo que reproduce en pocos días el desgaste originado por años de almacenaje.

Puede darse el caso que un mismo lote de preservativos sea sometido a los mismos controles de calidad hasta en 3 diferentes ocasiones: por el fabricante, por un laboratorio independiente y por los respectivos ministerios de salud de cada país, para asegurar una máxima eficiencia y el menor riesgo para los usuarios.

 

Consecuencias para el ambiente

 

 

Aunque sean biodegradables, los preservativos de látex interactúan negativamente con el medio ambiente si se les da un "fin de uso" incorrecto. Se estima que entre 61 y 100 millones de preservativos en Gran Bretaña únicamente, acaban flotando en las aguas de los ríos y mares. Mientras se autodestruyen, la naturaleza lo padece porque se posan en los arrecifes de coral evitando su crecimiento y la vida en ellos. Los animales marinos también pueden confundir el objeto con alimento, llegando a resultar negativo para su existencia.

 

Ventajas

 

Son muy accesibles y no necesitan prescripción médica.
No tienen efectos secundarios.
Pueden ser utilizados como método anticonceptivo complementario.
Protegen contra algunas enfermedades de transmisión sexual, entre ellas el VIH.
Después de abandonar su uso, se recupera inmediatamente la fertilidad.

Inconvenientes

 

Puede atenuar la sensación sexual tanto en los hombres como en las mujeres.
Es necesario una buena colocación para que su efectividad sea alta.
La mayoría no pueden ser utilizados si se tiene alergia al látex.
No protege contra el virus de papiloma humano HPV, ya que el virus no se encuentra en los fluídos corporales (semen, etc.) sino en la piel del área genital.

 


 pueden comentar aca sobre lo que leyeron.

Escribir comentario

Comentarios: 0